Estilo de Vida

NO A LOS ANIMALES EN CIRCOS

Desde esta columna queremos mostrar nuestro rechazo rotundo al uso de animales en los circos. Somos uno de los pocos países que aún lo hace.

 

Quienes hemos visto las imágenes de la profesora Roxana Guevara siendo atacada por un león luego e ingresar a la jaula del animal, a pedido de un domador, nos hemos quedado sorprendidos y aterrados.

El irresponsable sujeto hizo entrar en la jaula a la mujer para realizar uno de los números con animales que ofrecía el circo Mónaco del distrito de San Sebastián, en Cusco, ante la presencia de decenas de niños.

Las imágenes, difundidas en todos los medios de televisión, mostraron que el león tenía que saltar entre dos escaleras, con la mujer parada en el medio, pero en lugar de eso la cogió a la altura del cuello. Roxana sufrió varias heridas en el cuerpo, pero se recupera, aunque la huella psicológica que este hecho le ha provocado demandará ayuda especializada.

Debemos entender que los animales silvestres no son domésticos y fuera de la crueldad que significa sacarlos de su hábitat para humanizarlos, haciendo determinadas “gracias circenses”, no hacemos más que modificar sus conductas naturales causándoles una serie de problemas psicológicos y hasta físicos.

Estos animales, sean leones, tigres de bengala, elefantes, monos, entre otros, a la primera oportunidad que tengan harán aflorar sus instintos naturales y predadores.

En el caso de los leones del circo Mónaco, el que sus “dueños” hayan dicho que los animales eran muy pequeños y no tenían dientes ni garras, es totalmente falso. Lo que han hecho es sacárselas, agregando un acto más de crueldad y un sufrimiento a esos pobres animales. Esto, además, les impide alimentarse bien por lo que solo pueden tragar los trozos de comida que les dan.

Que les den comida no quiere decir que sean felices. Nadie es feliz encerrado por más que se le alimente. Caminar de un lado a otro dentro de la jaula, morderse las patas o la cola es señal de que están totalmente estresados.

Reintroducirlos a su medio ya es imposible porque además de que no están preparados para cazar ni vivir pueden llevar una serie de virus y bacterias que podrían afectar a otros animales de su especie. Es decir, al cazarlos, ya les complicamos la existencia.

El tráfico de especies silvestres es enorme y se podría comparar con el tráfico de dinero ilegal y de drogas. Todos prohibidos y penados por la ley.

Ahora nos enteramos que en este circo no solo había leones encerrados sino también un mono. Felizmente, estos animales serán trasladados a un lugar especializado, ubicado en la ciudad de Huacho.

Que les den comida no quiere decir que sean felices. Nadie es feliz encerrado por más que se le alimente.

 

NO A LOS ANIMALES EN CIRCOS
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo Popular

To Top